ALREDEDOR DE LA MESA VII°

II° Edición Virtual Internacional

Atrapante

España

Así es cómo definió aquel caballero que paseaba la historia que le conté, al preguntarme qué me pasaba cuando me vio llorando a “moco tendido, parada en la confluencia de las calles Belgrano y Catamarca en Buenos Aires.

En esa esquina (no sé exactamente cuál de las cuatro) vivió mi abuela de jovencita unos años, cuando viajó con su padre y su hermana desde Madrid en el trasatlántico Tomaso de Saboya.

Ella guardaba un gratísimo recuerdo de Argentina, de sus gentes, de su tierra y sus paisajes, y ese amor y agradecimiento nos lo transmitió a sus nietos desde bien pequeños.

Al volver a España, buscaba en Madrid los sitios dónde vendieran empanadillas y alfajores para buscar esos sabores que le transportaban, y que le servían de excusa para contarnos sus andanzas por allí.

Por eso, lo primero que hice cuando por primera vez fui a Buenos Aires por trabajo, fue buscar esa casa.

Y por eso, me he animado a participar en este concurso, porque me emocionó, que de repente, en IG, una Institución argentina contactara conmigo para invitarme a participar.

Todo un honor, y una emoción máxima.

Esta mesa cuenta la historia de la importancia de la familia, de la tradición que se transmite de generación en generación, de la importancia del recuerdo de nuestros mayores, porque gracias a ellos, somos quienes somos.

Y por eso puse esta mesa, inspirada en mis abuelos, con sus cosas, y en su finca que compraron en Madrid en los años 60.

En esta finquita, todo el que pasaba por la puerta, que entonces se abría a caminos rurales, era invitado a entrar y a tomar “un chato de vino”, o un trago en el perrón del abuelo Juan.

Los elementos centrales son las servilletas bordadas con las iniciales de mi abuelo (Juan Achón).

Y los tenedores (colocados al revés, a modo francés) para que también se vean las iniciales.

Los bajoplatos son pintados por mí, y los platos proceden de una vajilla antigua, regalo de mi suegra.

Las copas de colores son regalo de mis padres; y, por último, el centro de mesa es un tronco de madera de sabina, rescatada de un aserradero, y que he querido poner como homenaje a mi marido, mi compañero de vida, que se dedica al mundo de las maderas.

El arreglo de los jarroncitos de cerámica está hecho exclusivamente con lo que hay en esta finca de mis abuelos (arizónica, boj, hiedra, adelfas…).

También puse en la mesita auxiliar todos los cubiertos de servir que uso en cuanto puedo, porque me gusta disfrutarlos, y no sólo guardarlos para ocasiones especiales.

En fin, esta mesa es un homenaje a la familia, a los encuentros familiares, y de amigos…

Y de agradecimiento a mis mayores por haberme transmitido esta tradición y esta riqueza.

Dónde seguro todos nos reunimos, más o menos a menudo, con mesas más o menos formales, y con sobremesas más o menos largas….

Pero, qué duda cabe… son el centro de la familia, de la amistad, de lo que nos une, por mucho tiempo que pase...

Aplaudo esta bella iniciativa, que es un homenaje a la hospitalidad, y agradezco de veras la invitación a participar.

Un cordial saludo, y todo mi agradecimiento.

Presenta
Sra. Sara Achón Tuñón
Madrid
España

Instagram: saritaponteelchal