ALREDEDOR DE LA MESA VII°

II° Edición Virtual Internacional

Picnic en la Estancia "El Durazno"

Argentina

En el año 2020 presentamos una mesa que se tituló “Cena en el Titanic”. En esta oportunidad nuestra mesa se desarrolla en la Estancia “El Durazno”, que perteneciera a Ambrosio Olmos y a su esposa Adelia María Harilaos y donde pasara su niñez y adolescencia el único pasajero argentino embarcado y fallecido en la tragedia del “Titanic”, Edgar Andrew.

Adelia María Harilaos nació en Buenos Aires el 18 de junio de 1865 y falleció cuando tenía 84 años, en 1949. Su vida y obra fue motivo de un sinnúmero de artículos periodísticos y libros. Logró su gran fortuna después de casarse en París con Ambrosio Olmos (se llevaban 30 años de diferencia), quien falleció al poco tiempo de contraer matrimonio.

Luego de estar durante un año internada por aparente demencia y recuperada totalmente, se transforma en la mujer más rica de la Argentina de todo el siglo 20.

Heredera de un imperio a sus 41 años, bellísima, dueña de unas 60 propiedades y 300.000 hectáreas de las mejores tierras del país, decide construir un increíble palacio francés en su estancia “El Durazno”, con una gran iglesia de estilo neogótico, una enorme y lujosa pileta, salones de té, un lago artificial, un puente chino, usina eléctrica, invernadero, un zoológico e instalaciones agropecuarias de última tecnología como pocas otras propiedades tenían. El Durazno para ella era un remanso al que volvía año tras año, en particular durante los veranos. Compartía su estadía con invitados y también con su mayordomo inglés y su familia, con quienes compartía, como se observa en la fotografía, picnics.

Viajaba en tren hasta Río Cuarto y la buscaban en un imponente carruaje, un Landau francés, que actualmente se encuentra en el Museo del Carruaje. Con este carruaje se trasladaba también a las distintas dependencias del gran parque de 60 ha.

Adelia María estuvo en reiteradas ocasiones en Río Cuarto. Su último paso por el sur de Córdoba fue en 1942, 7 años antes de su muerte. Con casi 80 años, arribó a su estancia para la bendición de la capilla que se construyó, en medio de una gran recepción social.

Decide donar el 80% de su fortuna para obras benéficas. Entregó 5.000 hectáreas de “El Durazno” con su palacio y todo lo que en él había a los Salesianos, para que usaran todo el establecimiento como escuela agrotécnica para 220 chicos con internado para los que residen lejos de la zona.

Hoy, considerada una de las llamadas Siete Maravillas de Córdoba, es una estancia modelo que produce quesos y dulce de leche con crema, premiados por su labor y calidad en muchos concursos.

Presenta
Museo del Carruaje “El Tacú”
Marianne Dick - Carolina Rapisarda - Alex Rapisarda
Ruta 5 - Km. 68,5
Villa Ciudad Parque – Pcia. Córdoba
Argentina